jueves, 21 de abril de 2011

Exposición fotográfica de Alberto de Agostini

Fotografía de Alberto De Agostini. http://www.nesccplm.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=257:alberto-de-agostini&catid=55:exposicio

La exposición del padre salesiano Alberto de Agostini, en el Centro Cultural Palacia La Moneda, es una recopilación de retratos y paisajes del extremo sur de nuestro país, a principios del siglo XX. 
Todas las fotografías de la exposición, están en blanco y negro, creo que es esta una gran característica, ya que es más impactante y más revelador ver una fotografía de ese tipo. Alberto de Agostini captura la esencia de la vida de los aborígenes en el extremo sur de Chile. Gracias a él, tenemos una visión de cómo vivían los Selknam, ya que no se tienen muchos registros acerca de ellos y de su vida.
Tras la llegada de los colonos europeos, la población autóctona de la isla disminuyó notablemente, en un principio por el genocidio provocado por los estancieros que se apropiaron de esos terrenos a principios de siglo. Los europeos veían a los Selknam como una amenaza, ya que ellos recorrían la isla como siempre lo habían hecho, para ellos no existían cercos ni restricciones de territorios, para ellos la isla seguía siendo su casa, en donde buscaban alimento y refugio. Esto provocó un rechazo tal en los colonos, que mandaron a matar a los Selknam, llegando a pagar por quien se presentara con una oreja o parte de algún aborigen, sin tener distinción de sexo, ni de edad.
Cuando los primeros colonizadores pisaron la isla de Tierra del Fuego, se produjo el comienzo del fin de esta etnia, muriendo en sólo 20 años casi todos los nativos. Esto fue provocado en gran medida por los grupos de "cazadores de indios" formados por ciudadanos europeos que realizaban expediciones de exterminio [1].
Tras el genocidio provocado por los extranjeros, la débil población de aborígenes se extinguió aún más, ya que comenzaron a morir por infecciones provocadas por los cambios de conducta que los colonos les hicieron adoptar. Tuvieron que empezar a usar vestimentas de occidentales, luego de usar sólo una piel de guanaco u otro animal, para cubrirse de la lluvia.
En Tierra del Fuego se experimentó lo que en realidad sucedió en las distintas colonias de europeos en el mundo. El sentimiento de rechazo, de inferioridad que los aborígenes provocan en ellos es de tal magnitud, que la tolerancia no existe por su parte.
Malinowski, al igual que los evolucionistas, partía de ciertas proposiciones fundamentales relativas a las semejanzas entre los hombres. Para él, la especie humana, desde el punto de vista biológico, es una sola, lo que implica que todos los hombres tienen las mismas necesidades básicas y por lo tanto esto va a explicar la existencia de semejanzas o la presencia de elementos universales [2].
Está claro que para los colonos que fueron a habitar Tierra del Fuego y se encontraron con la etnia Selknam, no consideraban que provenían de la misma especie, sino que los trataron como una especie distinta, inferior a ellos. En las fotografías tomadas por Alberto de Agostini, se puede observar la melancolía y dolor que la gente Selknam sufría en ese momento, queda retratado el dolor del momento.
Mi impresión, acerca de las fotografías de Alberto de Agostini, es que para é,  la estadía en  Tierra del Fuego y el acercamiento a los Selknam, fue más que nada registrar las diferencias entre ellos y los occidentales, plasmar el paisaje y el cómo vivían los Selknam en el sur. Como lo reflejan las fotografías de los dos hombres Selknam que se encuentran con sus vestimentas y lugar donde habitaban, haciendo lo que siempre hacían, pero retratados por un lente que nunca los había visto.
El autor (Malinowski) se propuso a refutar asignaciones prejuiciosas de la realidad occidental de su tiempo a ese mundo ajeno, los primitivos específicamente. Estos prejuicios se fundan en un conocimiento del Otro cultural a partir del cual ese Otro nos devuelve la imagen imperfecta y retrasada de nosotros mismos [3].
Está claro que  para los que cometieron el genocidio hacia la etnia Selknam, éstos representaban los prejuicios del occidental hacia el mundo ajeno. Los colonos que habitaron y tomaron Tierra del Fuego asignaron en el Otro los rasgos de un ser imperfecto y retrasado. Hacia principios del siglo XX los europeos ya habían colonizado África y ya tenían contactos y colonias en Asia. Al colonizar Tierra del Fuego se encontraron con una especie primitiva y retrasada de ellos mismos (aunque dudo si quiera que hayan pensado que eran el reflejo retrasado, sino que los veían más bien como a un animal), de otra manera se me es difícil de explicar el genocidio y la caza, al igual que animales de esta etnia. Me hace recordar y comparar otros genocidios, como el vivido por los judíos en la Segunda Guerra Mundial, pero aún así no tienen las mismas características. Son genocidios en sí, pero es muy distinto el contexto.
En conclusión, las fotografías de Alberto de Agostini son un registro histórico de la vida de la comunidad Selknam y su entorno, anterior a la abrumadora masacre que sufrió esta etnia a principios de siglo. La diferencia de los Selknam con los colonos produjo rechazo y prejuicios. Los mataron por seguir viviendo en su tierra y hacer lo que siempre hicieron, ya que para ellos no existían fronteras ni propiedades privadas. Era su tierra, su vida, y la extinguieron por no dejar de hacer lo que siempre habían hecho: vivir de la tierra.

Luisa Maldonado Pozo

[1] Fuente: Wikipedia
[2] Fuente: BOIVIN, Mauricio et al. (2004) Constructores de Otredad. Una introducción a la antropología social y cultural. Buenos Aires: Editorial Antropofagia. Página 59
[3] Fuente: BOIVIN, Mauricio et al. (2004) Constructores de Otredad. Una introducción a la antropología social y cultural. Buenos Aires: Editorial Antropofagia. Página 59

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada